HISTORIA DE LA BIJOU

18 Modelos de brazaletes más anillos que te harán sentir como una reina

Estas maravillosas piezas de diseño llevan años en distintas culturas, a pesar que originalmente son muy antiguas. Estas incluso se han encontrado en momias del Antiguo Egipto porque son realmente dignas de reyes y reinas. Hoy los brazaletes con anillos son utilizados en distintos países y no importa la edad que uno tenga, son muy originales y bonitos como para no usarlos. (Si querés verlos completos seguí el link)


Fuente: http://www.upsocl.com/creatividad/si-te-gustan-los-brazaletes-con-anillos-estos-18-disenos-seran-tus-favoritos/?utm_source=FBppal&utm_medium=Facebook&utm_campaign=fb





__________________________________________________________________________________________________________________________________

RESEÑA E HISTORIA DE LOS Collares-


HISTORIA DE LOS AROS (ARETES,PENDIENTES)


En indumentaria, el pendiente, zarcillo, arete o aro, es un objeto que sirve para adornar el cuerpo y se suele situar en las orejas. Existen varios tipos de pendientes, de diferentes materiales y formas. En la parte exterior del pendiente se encuentra el elemento decorativo, y se conecta con la parte interior de la oreja mediante un pequeño aro, que es sujetado por una rosca (mariposa), normalmente. El uso de los pendientes es solamente ornamental y se utiliza no sólo en las orejas, sino por todo el cuerpo.


Historia y evolución

Pendientes egipcios


Con la forma de simple arete el pendiente se ha encontrado en sepulturas de la Edad de bronce y consta que se usaba entre algunos pueblos antiguos como adorno de la nariz, perforando el cartílago central. El arete con su colgante figuraba a menudo en los relieves de personajes asirios pero no se observa en los de Egipto donde parece que no estuvieron muy en boga los pendientes. No obstante, se han encontrado preciosos ejemplares en tumbas de princesas de las dinastías XII y XIII y de faraones de la XX entre otros. De egipcios y asirios copiaron la forma los fenicios, hebreos y otros pueblos orientales. La misma costumbre adoptaron los griegos y romanos, labrando pendientes de singular riqueza con aretes de oro y colgantes de perlas, gemas y pequeñas cabezas de metal siendo su uso propio de las mujeres, como en los demás países de Occidente. Sin embargo, solían llevar pendientes también los niños de Atenas y Roma aunque sólo en una oreja.






Dama de Elche


Con el nombre de arracadas se distinguen los pendientes completos, y más especialmente los de grandes dimensiones. Los llevaron de este tipo y de forma circular muchos pueblos antiguos como los egipcios, asirios, fenicios, etruscos, celtas e iberos. De estos últimos, son buena prueba algunas estatuas como la famosa de la Dama de Elche y quizás tuvieran el mismo destino muchas de las placas en forma de disco de bronce repujado halladas en sepulturas celtíberas. De labor fenicia con reminiscencias asirias son las magníficas arracadas de oro halladas en el Tesoro de Aliseda. Los árabes en España usaron también grandes pendientes con multitud de colgante a imitación de los cuales los llevaron las damas de varias regiones incluso en la Edad Moderna.




Algunas culturas utilizan los pendientes como amuleto protector, para impedir que los malos espíritus se introduzcan en el cuerpo a través de los oídos





En la actualidad hay gran variedad de joyas en plata, oro y distintos materiales para bijouterie, plateados, de acero, nickelados y dorados, cobre y estaño.



___________________________________________________________________________________________________________________________________________





El collar es un complemento en forma de sarta o cadena que rodea el cuello o parte superior del pecho como adorno. También se ha utilizado como prenda de distinción ya sola, ya aumentada con alguna cruz o medalla propia de condecoraciones.

El collar puede tener una existencia más remota que otros complementos comunes como el anillo y el brazalete pues se ha encontrado en antiquísimas sepulturas prehistóricas de la época paleolítica, como las cuentas de collar hechas con conchas de Nassarius gibbosulus o Nassarius kraussianus hallados en el abrigo rocoso de Skuhl (Israel),1 Oued Djebbana (Argelia),1 Cueva de las Palomas (Marruecos)2 o cueva Blombos (Sudáfrica),3 con unas cronologías que van más allá de los cien mil años de antigüedad en el primer caso, noventa mil en el segundo, ochenta y dos mil en el tercero y unos setenta y cinco mil en el cuarto.

Se le ha considerado normalmente como adorno de mujeres, pero lejos de ser exclusivo, han usado de él también los varones en los pueblos indígenas y en las civilizaciones antiguas de Oriente y Egipto (apenas en las de Grecia) en las de Etruria y Roma, en el Imperio bizantino y algo en el Occidente medieval (por lo menos, en el siglo XIV), cesando en Europa desde el siglo XV para los hombres, salvo para uso como condecoración honorífica.


Collar celtíbero de Clares (siglo IV a. C., M.A.N., Madrid).
Los collares prehistóricos de la Edad de piedra consisten siempre en sartas de conchas, huesecillos, dientes y piedrecillas. Los de la Edad de los metales agregan a los anteriores elementos algunas cuentas de oro y cobre, de barro cocido y de pasta vítrea o bien se transforman en torques (collares rígidos) a manera de trenzas y de argollas o se componen de cerquillos metálicos de los cuales penden pequeñas anillas del mismo material. De todas las formas indicadas, se han exhumado ejemplares preciosos en diferentes sepulturas prehistóricas, ibéricas y celtíberas de España entre los cuales ofrece no poco interés por su simbolismo el collar de diferentes piezas de barro cocido que se halló en una sepultura de la necrópolis celtibérica de Navafría, en Clares (Guadalajara, hoy en día en el M.A.N.).

En las diferentes civilizaciones históricas de la antigüedad el tipo más común de esta prenda consistía en una cinta o cadenilla de metal precioso con colgantes artísticos, según el estilo de cada país sin que falten las sartas de perlas desde la civilización prehelénica o de cuentas de vidrio y de piedras preciosas o de series repetidas de dichos objetos formando un collar variado como el osk de la civilización egipcia.

Los antiguos, y en especial los romanos, tenían tres especies de collares; los que distinguian con los nombres de monile, torques y collare.

Los collares llamados monile, propios de las mujeres, estaban eu uso entre los egipcios. Casi todas sus estatuas, aun las de los hombres o de los dioses, están adornadas con ellos. Por estos monumentos se puede conjeturar que a los egipcios les gustaba adornarse de collares hechos de frutos, de bayas, de plantas leguminosas, de plumas y en especial de las del pollo de Numida. Lo mismo puede decirse de los pueblos bárbaros y de los etruscos, los cuales formaban collares también de perlas y piedras preciosas. En los monumentos antiguos se ven cadenas en el cuello de Minerva. Isis llevaba una adornada de piedras preciosas. En una inscripción de Grutero se ve entre las ofrendas hechas a Esculapio una cadena de oro compuesta de pequeñas serpientes. En cuanto a las mujeres griegas y romanas parece que no usaban los collares y cadenas en público, sino en los banquetes y danzas que se celebraban en lo interior de sus casas.
Torques y torquis eran los nombres de los collares o cadenas con que se premiaba el valor y que distribuían los generales romanos a los soldados beneméritos, los que por esta razón eran llamados milites torquati. Las cadenas militares eran ordinariamente de oro, aunque leemos en Plinio que las había también de plata y se han encontrado muchas de ellas en los sepulcros romanos. El peso de estas cadenas fue algunas veces de una libra de oro, como se desprende de una carta de Valeriano al Procurador de Siria. En cuanto a su longitud, se ve por algunos monumentos antiguos que eran bastante largas y que les colgaban sobre el pecho. Los galos se adornaban con cadenas de oro, distinguiéndose por ellas su categoría y la clase a que pertenecían. Manlio Torquato adquirió este sobrenombre por haber quitado semejante adorno a un galo después de haberle muerto en un desafío. Floro habla de una cadena de oro del peso de cien libras que regalaron los galos a los romanos. Erodiario dice que los britanos llevaban cadenas de hierro y Estrabón añade que las tenían también de marfil a pesar de que este lujo parece inverosímil para un pueblo tan bárbaro. Los españoles, según el testimonio de Estrabón, llevaban también cadenas de hierro. Estas recompensas militares se daban muchas veces a los gladiadores y a los atletas.
El collare era un instrumento de suplicio, que se ponía especialmente a los esclavos que se habían fugado y habían sido cogidos otra vez.
Los antiguos árabes se ponían alrededor del cuello hojas y ramos de árboles por devoción al volver de la Meca, lo mismo que hacían en tiempos no muy antiguos las señoras francesas llevando cadenas o collares hechos de hierbas cogidas en el día de san Juan.4

En la Edad Media siguió una tendencia parecida prevaleciendo el uso de cadenillas que daban varias vueltas y que en la civilización bizantina llevaban pendiendo medallas o monedas de oro y pedrería ye en la arábiga, piezas con filigranas.

En la Edad Moderna, sobre todo en los siglos XVI y XVII, se utilizaron collares de gruesas bolas huecas y afiligranadas o caladas, siempre como adorno femenino.


_________________________________________________________________________________________________________________________________________________

BREVE RESEÑA SOBRE LAS PULSERAS






La antigüedad de la pulsera es similar a la del anillo si no es superior pues se han encontrado ejemplares en las momias del Antiguo Egipto y en sepulturas prehistóricas europeas de la Edad de bronce y se observa a menudo representado en los relieves de personajes del antiguo Imperio Asirio. Las más antiguos se remontan al Neolítico, siendo éstos en forma de trozos de conchas perforadas.

Se sabe de la existencia de pulseras y brazaletes de todas las civilizaciones antiguas comenzando con la prehistórica de la Edad del Bronce, los cuales suelen tener forma espiral o circular sencilla. Le siguen los egipcios, de forma cilíndrica y de dos piezas, adornados con incrustaciones de pedrería y emblemas propios del estilo. Los fenicios, se confeccionan a manera de anillos abiertos y terminados en cabezas de animales. Los griegos y romanos presentan formas circulares o espirales, imitando una serpiente y se adornan a menudo con piedras y medallas. Del Imperio bizantino consta, por los mosaicos y miniaturas de su procedencia, que también se usaba el brazalete por las clases altas. Sin embargo, no debió ser muy común y menos aún en Occidente (a excepción de las regiones del Norte de Europa) a juzgar por los escasísimos restos que de tales complementos nos ha dejado la Edad Media. En el siglo XV restablecieron su uso los caballeros como divisa en los juegos de armas y en la Edad Moderna, las señoras como artículo de lujo.

Con el paso del tiempo han ido evolucionando y se han fabricado de distintas formas y con diferentes elementos.

Las civilizaciones antiguas usaban pulseras o brazaletes en sus muñecas porque creían que los metales tenían relación con los astros e influían en los ciclos vitales del hombre. En el subcontinente hindú, los habitantes, en especial las mujeres usaban múltiples accesorios, para el pelo, el cuello y las orejas, y en especial los brazos los usaban totalmente cubiertos por pulseras y brazaletes. Los griegos, más que una realización de accesorios y pulseras, se dedicaron más a la escultura, por eso los ornamentos que ellos llevaban en sus manos y cuerpo en general, eran miniaturas esculpidas que representaban figuras religiosas y mitológicas o escenas heroicas. Actualmente, los ornamentos que nosotros utilizamos no son tan primitivos como los que se usaban en aquellas épocas. Ahora con tanta tecnología se ha logrado labrar en oro, plata, diamantes, esmeraldas y rubíes, figuras que van desde la muy famosa cruz, hasta caritas felices, zapatos, llaves, corazones y un sinnúmero de objetos que observamos en la cotidianidad de nuestra vida.

Tipos de pulseras

BRAZALETE

El brazalete se diferencia de la pulsera por el hecho de ser más ornamentado que la pulsera común, puesto que generalmente lleva incrustado piedras preciosas. También tiende a usarse más arriba de la muñeca, o en algunos casos del codo.Suelen ser muy grandes.

PULSERA TEJIDA ARTESANAL

PULSERA TEJIDA A MANO


A diferencia de los brazaletes y pulseras comunes, que suelen ser fabricadas con metales o plásticos (este último en la mayoría de las industrias que producen bisuterías) estos son hechos con hilos o fibras textiles. Por el material con el que se hacen se pueden producir de muchos colores y diseños. Aunque forman parte de la artesanía de muchas culturas, también son producidos en masa.

Debido al simbolismo con el que se les suele acompañar, éstas pulseras reciben nombres como brazaletes de la amistad o pulseras de la amistad.

OTRAS PULSERAS

manillas tejidas
También llamadas "manillas" —denominación de origen supuestamente colombiano—, usadas como elemento decorativo en las muñecas (y a veces en los tobillos), pueden ser de varios tipos:

Pulseras tejidas o bordadas
Pulseras de silicona.
Pulseras impresas
Pulseras de plástico
Pulseras de metal u otro material-
.........................................................................


BREVE RESEÑA SOBRE LOS "ANILLOS"



Historia


El anillo viene utilizándose como adorno de la mano en toda clase de personas ya desde el antiguo imperio egipcio, según lo han revelado los hallazgos realizados en sus tumbas. No parece que fuera conocido por los caldeos y asirios pero sí por los persas, fenicios, griegos, etruscos, romanos y demás pueblos occidentales, y hasta se ha encontrado aunque en forma muy sencilla en sepulturas prehistóricas de la primera edad de los metales. El material empleado en los anillos ha sido por lo común el oro, la plata, el bronce y el hierro, sin que hayan faltado anillos de marfil, de ámbar y vidrio. En ocasiones, los fabricados con materiales menos nobles se hallan recubiertos por una lámina de oro.


Marido colocando el anillo de boda a su esposa
Pero no debe olvidarse que en la Edad Media fue muy común decorar anillos y otros objetos de orfebrería con gemas que pertenecieron a la civilización griega o romana de lo cual se ha dicho que se empleaba para ocultar la parte corrugada de los dedos, es bien conocido que se buscaba la perfección en estas culturas . En los anillos que se hicieron por los cristianos de los primeros siglos y de los que se han hallado numerosos ejemplares en las Catacumbas, se conoce su origen por los símbolos cristianos y las inscripciones que ostentan. Posteriormente, la Iglesia los adoptó para uso de los prelados.

No siempre se destinaron los anillos a ser ornamento de la mano, sino que, a menudo sirvieron exclusivamente para sellar y otras veces se aprovecharon para suspenderlos en los collares o para moneda o bien como objeto simbólico, de distinción y como superstición. Ni en todos los pueblos ha sido uniforme y libre la costumbre de adornarse las personas con anillos pues mientras que las tribus indígenas los han llevado hasta en los dedos de los pies, otros pueblos se los ponían únicamente en la mano derecha o en ambas manos, ya en todos los dedos ya en el dedo medio o en el anular tan sólo.

Entre los romanos fue privativo de las clases nobles o distinguidas el uso de anillos de oro hasta que Septimio Severo, a finales del siglo II lo concedió al ejército y posteriormente, Alejandro Severo lo extendió a todo ciudadano romano.

En los primeros tiempos de la república, los senadores llevaban un anillo de hierro y los embajadores otro de oro. En Venecia, creyéndose los dux ser dueños y esposos del mar, renovaban todos los años sus esponsales arrojando al Adriático el día de la Ascensión un anillo de oro. La entrega de un anillo entre los árabes equivale a una promesa de matrimonio. Los romanos llevaban el anillo en la mano izquierda, los hebreos en la derecha, los griegos en la izquierda, precisamente en el dedo que hoy llamamos anular y los galos y bretones en el dedo medio. Los soldados cartagineses llevaban un anillo por cada campaña. Fue signo de esclavitud y se aplicaba como castigo.1

CLASES DE ANILLOS:


Anillo de la promesa. Anillo que otorga un hombre a la mujer con la que desa contraer matrimonio en un periodo no muy largo con la promesa de posteriormente recibir el anillo de compromiso.

Anillo del pescador. Sello que llevan los breves y bulas pontificias.

Anillo de compromiso. Es el que se da en el momento de comprometerse en matrimonio.

Anillo episcopal. El que reciben los obispos como prenda de su poder espiritual y de la alianza que contraen con la Iglesia.

Anillo nupcial. Más conocido como alianza, es el que se dan los cónyuges en el acto religioso de la celebración del matrimonio.

Anillo real. El que llevaban en el dedo los reyes de la Edad Media el cual les servía de sello.

Sortija. Anillo liso matrimonial.

Alianza de matrimonio" (boda). Anillo que se entregan los novios en el acto del matrimonio, siendo éste religioso o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario